Marca oficial de

logo xacobeo

cabecera blog chiruca

Lunes, 11 Noviembre 2019 16:40

Alcalá del Júcar y Consuegra, dos pueblos con encanto para hacer senderismo

Escrito por Chiruca

Castilla-La Mancha es una comunidad repleta de pueblos con encanto y de bellos lugares imprescindibles para todos aquellos amantes de la naturaleza y este tipo de entornos. Podemos encontrar rutas y ubicaciones ideales para hacer excursiones o senderismo, pero también pequeños pueblos en los que perderse y que harán las delicias de cualquier visitante. A continuación, hablamos de Consuegra y Alcalá del Júcar, dos pequeñas joyas situadas en esta región.

Alcalá del Júcar

Se trata de un pequeño municipio situado a orillas del río Júcar. Por tanto, necesitamos dejar el coche aparcado en la otra parte del río y recorrer a pie esta sencilla y acogedora villa castellana.

No destaca por sus grandes edificios o sus espectaculares monumentos, sino que su principal atractivo es la sencillez de su urbanismo medieval. Es una ciudad laberíntica con un importante legado histórico. De hecho, el pueblo fue declarado como conjunto histórico en 1982.

La naturaleza (tanto de río como de montaña) envuelve a este pueblo, otorgándole unas vistas maravillosas y un encanto singular. Es una villa perfecta para pasear por sus calles, conocer algunos de sus monumentos, como la iglesia de San Andrés, y también para hacer excursiones y senderismo por los alrededores.

Consuegra

En este caso, estamos ante un entorno que a todos nos resulta familiar, ya que ha sido el escenario de una de las novelas más famosas de todos los tiempos: El Quijote. Consuegra, con sus molinos de viento y su encanto, aún recuerda mucho a este paisaje literario del que Cervantes hizo uso. Esta localidad, situada en Toledo, es un enclave natural rodeado de montañas y al lado del río Amarguillo.

En este pueblo recomendamos visitar, además de los típicos molinos, la plaza de España (en la cual destaca el Ayuntamiento), el edificio de Los Corredores y la iglesia del Santísimo Cristo de la Vera Cruz.

Por otro lado, el paisaje que puede disfrutarse desde el cerro Calderico, donde están conservados en buenas condiciones doce molinos de viento, es inigualable. El entorno de la villa es natural, por lo que nos brinda la posibilidad de recorrer el pueblo y visitar sus monumentos principales, además de salir a explorar los alrededores. Entre otras actividades, podemos hacer excursiones al río o salir a caminar por el monte y el cerro.

En definitiva, estos dos pueblos de Castilla-La Mancha poseen un encanto particular, uno por preservar sus calles laberínticas y su estilo urbano medieval y el otro por ser el perfecto paisaje manchego que Cervantes retrató en su magistral obra.

Es una excelente idea para todos los amantes del turismo rural y la naturaleza acercarse a disfrutar de su encanto y de alguna ruta de senderismo que pueda hacerse cerca de estos pueblos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Contacto

©2019 Calzados Fal | CHIRUCA. Todos los derechos reservados